Niños y abuelos

Los niños y los abuelos tienen mucho que aprender y que enseñarse los unos a los otros. Para los abuelos, por ejemplo, la relación con los nietos, sin obligación de cuidarlos, mantenerlos o responsabilizarse  de ellos, les ayuda a mantener activos cuerpo y mente, lo cual mejora su capacidad intelectual y su estado físico, pues el nieto o nieta es fuente de motivación, que convierte la depresión y nostalgia en alegría y las dolencias físicas en motivo de superación.

En el Día de los Abuelos, y sin perder la temática educativa de este sitio, voy a tratar el tema de los beneficios que tienen las relaciones entre abuelos y nietos, beneficios que yo mismo pude disfrutar en mi etapa escolar, y que todavía hoy, tengo la suerte de poder disfrutar, aunque a otro nivel.

Además de poder conseguir buenos recuerdos, los niños aprenden a desarrollar su inteligencia emocional y social. Además son más conscientes de controlar sus emociones, sus impulsos y expresar sus emociones, algo primordial para desarrollarse adecuadamente en la sociedad en la que vivimos y poder interactuar de forma positiva con sus iguales.

Pasar tiempo con los abuelos supone aprender que tienen más personas de confianza, además de sus padres, que también les quieren y les cuidan como si fueran sus propios hijos.

Pueden aprender buenos valores, por ejemplo cuando están jugando con los abuelos y la abuela pierde la partida pero ésta no se enfada, el niño aprenderá mediante la observación y la imitación a manejar la frustración de forma correcta. 

Además si delante de los niños los abuelos se dicen lo mucho que se quieren después de tantos años, los niños aprenderán a amar a los demás y a quererse.

Un niño que aprende cosas buenas de los abuelos crecerá mucho internamente y podrá tener mejores relaciones interpersonales gracias a haber desarrollado una inteligencia emocional y social.

Os animo a potenciar un vínculo positivo entre los niños y sus abuelos aunque sin generarles obligaciones “de padres”, pues esto puede provocar estrés de abuelos canguro.

Grupo Profesores Católicos

Comentarios cerrados.