Área Lirurgia – La Sede

Se llama “sede” al asiento reservado para el quue preside la celebración en nombre de Cristo. Es el lugar propio del que enseña, del que tiene autoridad. Cuando el obispo preside una celebración en su catedral, la hace desde su cátedra. “La sede del sacerdote celebrante debe significar su oficio de presidir la asamblea y dirigir la oración…”, por lo que la sede será única, con distinción clara de los otros asientos de los concelebrantes. Su colocación será “de cara al pueblo al fondo del presbiterio” , de forma que se facilite así la comunicación entre el sacerdote y el pueblo fiel.

Comentarios cerrados.