El Belén

La primera celebración navideña en la que se montó un belén para la conmemoración del nacimiento de Jesucristo fue en la Nochebuena de 1223, realizado por san Francisco de Asís, en una cueva próxima a la ermita de Greccio(Italia). Aquella noche, san Francisco cantó el Evangelio y realizó la predicación sobre el nacimiento de Cristo, hijo de Dios, en circunstancias humildes como las que en aquel momento se estaba.

Tras esta primera ocasión, se fue popularizando la instalación de belenes en las iglesias durante la Navidad. A partir del siglo XV se generalizó la costumbre del belén. En 1465 se fundó en París la primera empresa fabricante de figuras de belén, y en el siglo XIX apareció el arte del belenismo, con estilos nacionales o regiones diferentes.

Comentarios cerrados.