Vida Parroquial – Vigilia por la Vida

El pasado sábado 10 de marzo tuvimos la celebración de la Vigilia por la Vida que como viene siendo habitual organiza la Pastoral Familiar. Un momento de oración tras la eucarístia donde la Comunidad Parroquial Ntra Sra de la Paz damos gracias a Dios por el don de la vida, esa vida que nos dá Dios y que nos dá la oportunidad de VIVIRLA cristianamante.

Durante toda la oración el Señor estuvo presente, y pudimos contar con la experiencia de fe de dos de nuestros jóvenes (Marina y Pablo) que nos contaron la importancia de la fe en sus vidas. Ambos concluyeron la importancia de la Comunidad Parroquial desde niños y que en todo momento se han sentido apoyados y de los sacerdotes que han pasado por sus vidas.

Comentaron la importancia de sentirse parroquia, y de sentirse integrados gracias a formar parte de un grupo de la misma. Fue una bonita oración dónde pudimos agradecer a Dios estas bonitas experiencias y pudimos ofrecer nuestras peticiones para que las acciones pastorales dirigidas a nuestros jóvenes den frutos como los expuestos. Enhorabuena a los dos, Consejo de Pastoral Entra en lo más secreto de ti y ora. (Mateo 6,1-6.16-18)

A Dios le gustan poco las apariencias y los que viven de apariencias. En el cielo no hay salas de maquillaje ni tiendas de trastos para poder aparentar. Las “apariencias” las crea la sociedad de consumo y las ideas falsas que nos hacemos de nosotros mismos cuando nos creemos que somos algo. ¡Qué bien se nos da disimular! Hay maquillajes o disimulos ordinarios: “¡Límpiate, que no te vean que tienes ojeras, o que has llorado, o que tienes el alma por los suelos!”. Y hay otros que nos hacen vivir de manera falsa, doble, al margen de nuestras posibilidades… Dios “cala” el corazón. Dios está en el secreto, en lo escondido, en lo que se hace con corazón y nadie lo ve, solo los perciben los de mirada de profundidad… A Dios no le interesa que cambies de aspecto, ni que disimules. A Dios le gustas tal como eres.

Si te enfundas disfraces y apariencias nunca aceptarás la realidad, nunca cambiarás ni removerás el corazón… Dios ve lo escondido. Nada de lo que haces y los otros no ven, se queda sin ver a los ojos de Dios. Tantas veces te quejas de cosas que haces, de detalles que cuidas y que, sin embargo, la persona en quien pensabas no los ve, no los aprecia… Que sepas que nada de lo mejor tuyo pasa desapercibido para Dios. Nada. Los ojos de Dios llegan al secreto del corazón y leen tus y mis secretos. Dios no es Dios de apariencias. Dios anda por los secretos de nuestro corazón…

Comentarios cerrados.