El Santo de la Semana: Noemí

Noemí es un personaje bíblico del Antiguo Testamento, que a la muerte de su marido Elimélec e hijos aconseja a sus nueras, Orpa y Rut que se vuelvan a sus casas, pues ella se había hecho “demasiado vieja para llegar a pertenecer a un esposo”, de modo que no podía tener más hijos con quienes ellas pudieran casarse.

Orpá se volvió, pero Rut permaneció con Noemí por amor a ella y a su Dios, Yahvé. Cuando Noemí y Rut llegaron a Belén como era la época de la cosecha de la cebada, Rut bondadosamente fue a espigar para su propio sustento y el de Noemí, a los campos de Boaz.

Al conocer Noemi la propiedad del campo donde Rut trabajaba, percibió la mano de Yahvé, puesto que Boaz era un pariente cercano de su marido. Noemí animó a Rut a presentarle este hecho a Boaz. Este respondió con prontitud y siguió el trámite legal acostumbrado para recomprar a Noemí la propiedad de Elimélec. De modo que de acuerdo con la ley de levirato o matrimonio de cuñado, Rut llegó a ser la esposa de Boaz en favor de Noemí. Cuando les nació un hijo, las vecinas le pusieron el nombre de Obed, y dijeron: “Le ha nacido un hijo a Noemí”. Por lo tanto, Obed se convirtió en el heredero legal de la casa de Elimélec de Judá.

El 4 de junio se celebra Santa Noemí. Felicidades.

Comentarios cerrados.