Curiosidades de los Santos: el Beato – El ostensorio

Para transformar al “venerable” en Beato se requiere un milagro obtenido a través de la intercesión del venerable y verificado después de su muerte. (El milagro no es requerido si la persona ha sido reconocida mártir). El milagro, generalmente la curación de una enfermedad física, debe ser probado a través de una comisión de expertos en medicina y teólogos.

El estudio es muy exhaustivo, sin ningún margen de error. El Beato es venerado públicamente, pero sólo en la Iglesia local (diocesana o nacional) o en su familia religiosa. A ese propósito la Santa Sede autoriza una oración especial para el beato y una Misa en su honor Santo Es la máxima “distinción” que la Iglesia atribuye a sus hijos. Habiendo llegado a Beato, el candidato ha superado la parte más difícil del camino hacia la canonización.

Pero para “llegar a la meta” le falta otro milagro. Este debe ocurrir después de la beatificación. La Iglesia lo considera el “signo” de que Dios sigue obrando por su intercesión y desea que sea propuesto a la veneración universal. El proceso para verificarlo es igual al practicado para la beatificación Hay que confirmar que el título de Santo no le agrega más virtudes o santidad al Beato. Con la bula de canonización el Papa declara que el candidato DEBE ser venerado (ya no se trata de un mero permiso) como santo por toda la Iglesia universal.

El ostensorio (custodia)

Las custodias u ostensorios se usan para mostrar la Forma consagrada y tienen su origen en la institución de la fiesta llamada del Corpus a mediados del siglo XIII. Desde mediados del siglo XV se adoptó la forma de torrecilla o templete ojival. En la época del Renacimiento se construyeron asimismo en forma de templete y desde finales del siglo XVI se empiezan a dar las que hoy están más en uso en forma de sol radiante. En España , se estableció a mediados del siglo XV la costumbre de llevar en las procesiones sobre una carroza la custodia con forma de templete, llamada por eso “de asiento”. Y en Valencia capital está la más grande del mundo de metal precioso, construida entre 1945 y 1954 como expiación por los sacrilegios cometidos durante la persecución religiosa de 1936-1939. LITURGIA

Comentarios cerrados.