EL CALIZ

El cáliz (del griego antiguo kilix, copa) es el vaso en el que el sacerdote católico consagra el vino e la eucaristía.

El material en que están fabricados todos ellos fue muy variado en los primeros siglos, empleándose de igual forma la plata, el oro, la piedra ágata, el vidrio, el cuerno y la madera, según los recursos de las Iglesias o de los donantes.

Pero ya a mediados del siglo IX el Papa León IV prohibió los de madera, plomo y vidrio, bastantes raros ya desde el siglo VII, y a principios del XIII se suprimieron todos los que no tuvieran la copa de oro, plata o estaño (siempre dorados en su interior), quedando también excluido el estaño en la época moderna.

Actualmente han de ser de un metal noble.

En la Misa se ha de emplear un cáliz dedicado o bendecido según indica el “Bendicional”.

liturgia

Comentarios cerrados.