Rincón Carmelitano

¡ FELIZ DIA DE LA SANTA !

El jueves próximo celebraremos a nuestra querida Santa Teresa. Esta vez dejémosle la palabra a ella sin añadir nada.

«La más cierta señal que hay – a mi parecer – si guardamos el amor de Dios y del prójimo, es guardando bien la del amor del prójimo; porque si amamos a Dios no se puede saber, mas el amor del prójimo, sí. Y estad ciertas que mientras más en este os viereis aprovechadas, más lo estais en el amor de Dios; porque es tan grande el que su Majestad nos tiene, que en pago del que tenemos al prójimo hará que crezca el que tenemos a su Majestad por mil maneras; en esto yo no puedo dudar.

Impórtanos mucho andar con gran advertencia cómo andamos en esto, que si es con mucha perfección, todo lo tenemos hecho; porque creo yo que, según es malo nuestro natural, que si no es naciendo de raiz del amor de Dios, que no llegaremos a tener con perfección el del prójimo. Pues tanto nos importa esto, procuremos irnos entendiendo en cosas aun menudas, y no haciendo caso de unas muy grandes de parecer que haremos por los prójimos, y por sola un alma que se salve; porque si no vienen después conforma las obras, no hay para qué creer que lo haremos. Son grandes los ardides del demonio, que por hacernos entender que tenemos una virtud, no la tiniendo, dará mil vueltas al infierno. Y tiene razón, porque es muy dañoso, que nunca estas virtudes fingidas vienen sin alguna vanagloria, como son de tal raíz, ansí como las que da Dios están libres de ella ni de soberbia.

Obras quiere el Señor, y que si ves una enferma a quien puedes dar algún alivio no se te de nada de perder esa devoción y te compadezcas de ella; y si tiene algún dolor te duela a tí, y que si vieres loar mucho a una persona, te alegres más mucho que si te loasen a tí. Esta alegría de que se entiendan las virtudes de las hermanas es gran cosa, y cuando viéremos alguna falta en alguna, sentirla como si fuera en nosotras y encubrirla.

Mucho he dicho en otras partes de esto, porque veo, hermanas, que si hubiese en ello quiebra, vamos perdidas.»

¡FELIZ DÍA DE LA SANTA, y felicitamos especialmente a las que llevan este hermoso nombre.

Hermanas Carmelitas

Deja una respuesta