Rincón Carmelitano

NADA TE TURBE…

Ya conocemos estos versos de Santa Teresa:» Nada te turbe / nada te espante,/todo se pasa,/Dios no se muda,/la paciencia/todo lo alcanza;/quien a Dios tiene/nada le falta:/sólo Dios basta»

Si en todo tiempo es bueno procurar vivir esto, lo es de un modo especial en tiempos de dificultad. Y en estos tiempos andamos, que se van prolongando día tras día…¿Cómo no perder la paciencia y por tanto la paz, e impedir que se nos llene de alboroto el corazón?, pues un recurso sencillo y a mano de todos puede ser el orar lentamente, conscientemente esta oración, pidiendo al Señor que nos conceda esa paciencia que todo lo aguanta cuando se cimienta en la roca firme de la fe en Dios, ese Dios que no se muda, nos creó por amor y nos sigue amando siempre, siempre, siempre.

Hagamos la prueba, ya veréis como resulta. Cuando uno se siente agitado por cualquier causa, pararse y decir estos versos, esta oración, esta afirmación radical de fe en Dios: quien a Dios tiene nada le falta, sólo Dios basta; una vez y otra, y la gracia de Dios actúa y nos pacifica, y una vez recobrada la paz, todo se ve y se vive de otra manera.

Algunas de nosotras nos gusta escuchar la homilía del Papa Francisco que la televisan todos los días. Es muy bueno lo que dice, claro, pero sobre todo es la paz que irradia. Sobre él pesan todos los problemas de la Iglesia universal, pero él irradia paz y serenidad, en sus gestos, en su tono, en sus palabras, en su mirada. Es como un ejemplo vivo del «nada te turbe», que no quiere decir ¡ni mucho menos! pasar de todo, sino vivirlo todo desde una confianza audaz en el Amor Misericordioso de nuestro Dios.

Hermanas Carmelitas

Deja una respuesta