Rincón Carmelitano

LA EXALTACION DE LA SANTA CRUZ

El martes que viene celebraremos la Exaltación de la Santa Cruz, «El Cristo», como la llaman en muchos pueblos, entre ellos nuestros vecinos de Higueruelas, que lo tienen como Patrón.

Para nosotras es una fiesta importante, porque en ella renovamos nuestros votos y retomamos las actividades suspendidas durante los meses de verano en un ambiente más austero. Es como nuestro «comienzo de curso carmelitano». Es importante aprovechar las oportunidades que se nos ofrecen para reactivar el deseo y el empeño de seguir al Crucificado.

Santa Teresa tiene dichos incisivos que es bueno tener en el corazón. TODOS tenemos que llevar la cruz en esta vida, lo queramos o no, nos guste o no, nadie nos pregunta sobre ello. El cristiano tiene una gran ventaja en este aspecto, no porque su cruz sea más ligera, sino porque tiene delante al Crucificado, que le enseña y le ayuda enormemente a tomar la cruz y poco a poco va descubriendo que no es una maldición, sino todo lo contrario, una fuente de bendiciones.

Por ejemplo nos dice : «nosotros somos del bando del Crucificado». Luego no debemos extrañarnos de que en nuestra vida aparezca con frecuencia la cruz, sin olvidar, por supuesto, que el Crucificado es el Resucitado, y que toda cruz se transformará en gloria. Esta consideración la necesitamos los que aun estamos lejos de ese amor puro de los santos que amaban la cruz porque les permitía demostrar a Cristo el amor, y esto les bastaba.

Nos dice también : «Mirad al Crucificado y todo se os hará poco». Cuando nos sentimos mal, ponerse delante de la Cruz y pensar lo que El estaba sufriendo en su cuerpo, en su alma, en su espíritu, nos hace sentirle compañero que sabe por experiencia lo que es sufrir y que quiere y puede ayudarnos en nuestros «pequeños» sufrimientos. ¡ Le gusta tanto que recurramos a El en nuestras penas…! Nunca deja de ayudar.

Hermanas Carmelitas

Deja una respuesta